SATSE advierte que la falta de cobertura de las enfermeras provoca una sobrecarga en el Centro de Salud de Coia

30 septiembre 2022

El Sindicato de Enfermería, SATSE en Vigo asegura que las listas de contratación del Sergas, en el área sanitaria, tienen enfermeras disponibles para cubrir las ausencias de varias profesionales en el centro de salud de Coia, en Vigo, que han tenido que desplazarse al Ifevi para la vacunación de la cuarta dosis de la vacuna contra el Covid19.

El Sindicato de Enfermería denuncia la situación de sobrecarga que se está viviendo estos días en uno de los centros sanitarios de atención primaria más grandes de Vigo, como es el de Coia. La sobrecarga de trabajo de las enfermeras es diaria, sin embargo, el interés por aliviar esta carga por parte de la dirección del área sanitaria de Vigo es nula, pues en las listas de contratación del Sergas hay profesionales disponibles para cubrir todas estas ausencias.

Desde SATSE advierten que dos de las enfermeras que trabajan en este centro están en su período de vacaciones y sin sustituir, y otras dos han sido desplazadas al Ifevi para dar apoyo en la campaña de la cuarta dosis de la vacuna contra el Covid19. Sin embargo, el Sergas tan sólo ha contratado a una enfermera para hacer el trabajo que, cuatro enfermeras hacen de manera habitual. “Lo que resulta incomprensible, dado que hay compañeras disponibles en la lista de contratación, y aquí estamos sobrecargadas de trabajo”, señalan las profesionales afectadas.

“No hemos aprendido nada de estos dos últimos años de pandemia. La cicatería de la gerencia es tremenda. Primero se escudaban en que no había enfermeras para contratar en las listas, y ahora que las tienen no las contratan”, afirman desde SATSE quienes aseguran que a la dirección “le importa poco la situación de las enfermeras y de los propios usuarios”, afirman.   

El Sindicato de Enfermería ya ha reclamado a la dirección del área sanitaria que se subsane esta situación porque la sobrecarga de trabajo les afecta a ellas que se ven desbordadas, pero también a los usuarios que son quienes sufren también las consecuencias de una mala gestión por parte de la administración. “Eso se traduce en momentos de tensión por largas esperas, en los que nosotras somos las que estamos dando la cara ante los pacientes”, señalan.